5 jul. 2011

Tomaron tres secundarios y para Macri es “pura política”

Son el Falcone, el Otto Krause y el Fader. Reclaman obras edilicias.

Nueve meses después del conflicto que el año pasado terminó con 30 escuelas secundarias porteñas tomadas en reclamo de mejoras edilicias, ayer los estudiantes de tres establecimientos volvieron a adoptar la misma medida. Mauricio Macri, dijo que es “pura política”, dado que el domingo próximo son las elecciones para jefe de gobierno.

Las escuelas tomadas ayer fueron el Claudia Falcone y el Fernando Fader –ambos en Flores– y el Otto Krause –en Paseo Colón 650–. En estos colegios no hubo clases en forma normal y anunciaron que la medida se extenderá hasta el viernes próximo, cuando a las 15 marcharán al Ministerio de Educación porteño .

Ayer por la tarde, en una conferencia de prensa realizada en el Falcone, los estudiantes de la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios (CUES) confirmaron que hoy se sumarán a las tomas los Normales 1, 4 y 6, mientras que el Normal 10, el Belgrano, el Esnaola y el Ernesto “Che” Guevara lo decidirían hoy.





El ministro de Educación Esteban Bullrich señaló a “grupos kirchneristas y del Partido Obrero” como los que están motorizando estas tomas y aseguró que “ los días de clase perdidos se recuperarán en diciembre” .

Por su parte, Macri afirmó: “Estamos a una semana de la elección y estos episodios se van a suceder, es pura política”. Agregó que su gobierno realizó “más de 1.500 obras” en escuelas porteñas.

Por el lado de los estudiantes, Aldana, vocera del centro de estudiantes del Falcone, admitió que se trata de una decisión política: “Respondemos con política a la decisión política de Macri de desfinanciar la educación pública. Hay un hartazgo general. Marchamos cuatro veces al Ministerio de Educación y no nos recibieron (la última fue el viernes pasado). Entonces aprovechamos el contexto de la elección para que se sepa lo que hizo este gobierno y lo que le espera al que sea elegido”.

Según Aldana, en el Falcone “los techos se están desprendiendo, los caños de agua que arreglaron no sirven y hay un solo inodoro habilitado para todas las alumnas del colegio”. A esto agregó que todavía esperan que se concrete “una rampa para profesores discapacitados y una escalera de emergencia que debía haberse empezado a construir el 7 de junio”.

Los alumnos del Otto Krause difundieron un comunicado en el que hablan de “aulas sin calefacción, filtraciones en los techos, paredes mal revocadas, pisos gastados y baños insalubres e inutilizables”.

Bullrich señaló que el plan de obras en las escuelas, presentado en 2007 en la Legislatura porteña, todavía no está terminado y que quedan por finalizar trabajos en “60 establecimientos de los 500 iniciales”. Y agregó: “Los que quieren otra forma de política educativa que voten otras alternativas, pero claramente defender la escuela pública tomándola, como dijimos el año pasado, no es la manera”.

También se refirió a las tomas el candidato a jefe de gobierno Daniel Filmus, que propuso un “esfuerzo enorme de diálogo” y defendió tanto “el derecho a la educación como el derecho a la protesta”.

Clarín recorrió ayer los tres colegios tomados y tanto en el Falcone como en el Otto Krause no pudo ingresar para ver el estado del edificio. Sí lo logró, en cambio, en el Fader, donde a simple vista se observa el deterioro: la escalera principal está inhabilitada, al igual que la biblioteca. Además hay filtraciones y la humedad.

“Hay diez aulas nuevas pero no tienen gas ni luz. Sólo pusieron un grupo electrógeno provisorio”, dijo Sofía, estudiante de quinto año del Fader. “Con la toma evidentemente estamos haciendo política. Sin embargo no es un acto partidario. Venga quien venga tendrá que hacerse cargo”.

Fuente: http://www.clarin.com/


No hay comentarios:

Publicar un comentario